Toggle navigation

Invertir en Oro

Existen distintas razones por las cuales los inversores acuden al oro para realizar sus operaciones: como fondo de cobertura, como valor refugio o como inversión directa. Sin duda la opción más común es invertir en oro para proteger el capital contra la caída de la bolsa de valores.

Índice del contenido   [Mostrar]

  1. El oro en el mercado
  2. ¿Por qué invertir en oro?
  3. Formas de invertir en oro
  4. Comprar oro físico
  5. Invertir en futuros de oro
  6. Invierta en ETFs de oro
  7. Invertir en empresas mineras de oro
  8. Conclusiones

En esta entrada te hablaremos sobre el el mercado del oro y su comportamiento en bolsa para que conozcas mejor este activo, así como también te enseñaremos las distintas opciones más comunes de inversión en oro que tienes a tu disposición.

El oro en el mercado

Al igual que cualquier producto en general, o cualquier bien que cotice en bolsa en particular, el precio del oro queda definido principalmente por la oferta y la demanda, además de otros factores.

Respecto a la oferta, casi todo el oro que se produce en el mundo se obtiene de la minería sobre roca dura, pero también se puede producir acudiendo a métodos de minería aurífera aluvial, que consiste en recoger el oro despositado en llanuras, cauces de ríos, etc; así como también se puede obtener como un subproducto de la minería de cobre. Los mayores productores de oro son China, Australia y Rusia.

Para conocer la demanda de oro solo tenemos que ver el uso que se hace de él. La mayor parte del oro se destina a la fabricación de joyas, pero también es utilizado en otras industrias por sus propiedades, como en electrónica, medicina, odontología e industria aeroespacial.

Los bancos centrales y gobiernos de todos los países son compradores de oro. En la actualidad, el país que más oro posee es Estados Unidos, siguiéndole Alemania y ocupando el tercer lugar el Fondo Monetario Internacional. Empresas e inversores privados también acuden a la compra de oro utilizándolo como una inversión.

¿Por qué invertir en oro?

Los inversores suelen deshacer parte de sus posiciones en bolsa y acudir a la compra de oro como un seguro contra un posible declive en el mercado que pueda ocurrir cuando hay indicios de una recesión, inflación, depreciación de una divisa o incertidumbre geopolítica.

Como es muy complicado predecir eventos que puedan provocar caídas en los mercados, los inversores suelen mantener sus activos que mejor les están funcionando y mover parte del resto de sus inversiones al oro.

De esta forma, podemos ver las ganancias y pérdidas que ha producido este tipo de inversión según la evolución del precio del oro en los últimos 40 años.

Se registraron ganancias significativas desde 1978, llegando a máximos en 1980 para acabar con un descenso brusco en el precio por temores a una inflación y recesión. Durante los años 90 el valor del oro se mantuvo más o menos constante, un poco a la baja, y no fue hasta después del 1999 en que empezase su tendencia ascente de nuevo.

Los ataques producidos el 11 de septiembre y la guerra de Irak hicieron que el precio estuviese en precios altos hasta 2003. En 2007 se produjo una subida del precio del oro en plena recesión gracias a la compra de seguros, manteniéndose en una tendencia alcista hastas 2011 por una incertidumbre económica global, donde destacaban la debilidad del dólar, los problemas en Europa y la preocupación por la recuperación económica.

Como vemos, las inversiones en oro no siempre funcionan bien, teniendo ejemplos de las dificultades que ha atravesado este mercado durante los 90 por el crecimiento del PIV de E.E.U.U., una política fiscal restrictiva y las subidas de tipos de interés en 1995. También en 2011 el oro fue perjudicado por la economía estadounidense y el fortalecimiento del dólar. Cuando el mercado dejó su tendencia bajista y se volvió alcista, los inversores ya no veían el oro como un bien interesante para invertir.

Ya que conoces mejor el funcionamiento del oro, cómo la economía global y la de algunos países pueden afectar a su valor, y por qué los inversores se han fijado en él durante tanto tiempo, estás en condiciones de empezar a aprender a invertir en oro, como veremos a continuación.

Formas de invertir en oro

Hay muchas maneras de invertir en oro, teniendo a nuestra disposición diferentes productos para lograr una variedad de objetivos de inversión.

Los inversionistas deben considerar las opciones disponibles en su mercado, la forma de inversión apropiada a sus circunstancias y la naturaleza del asesoramiento profesional que requerirán.

Decidir cómo invertir en oro implica revisar los diversos productos de inversión relacionados con el oro que tienen diferentes perfiles de riesgo y rentabilidad, características de liquidez y comisiones. Típicamente, una estrategia de asignación de activos considerará los rendimientos a largo plazo frente a los de mediano plazo, y el rendimiento de los productos de inversión en oro en correlación positiva o negativa con otros activos.

Comprar oro físico

Una de las maneras de invertir en oro es comprarlo, directamente en forma de lingotes o bien en joyas.

Invertir en oro

Algunas consideraciones a tener en cuenta son:

Si desea conocer en mayor profundidad cómo invertir de esta manera, pásate por nuestro artículo donde profundizamos en mas detalle:

Comprar oro

Invertir en futuros de oro

Esta forma de inversión se basa en los contratos de futuros, que son una forma de contratos estandarizados entre las partes contratantes de forma que se comprometen a comprar o vender un bien o valor (en forma de activo subyacente) en una fecha futura establecida y a un precio fijado por las partes.

Lo primero que debes hacer es abrir una cuenta con un broker que trabaje con futuros para comenzar a operar, el cual funciona de la siguiente forma:

En la Bolsa Mercantil de Chicago se realizan contratos de futuros que cubren 100 onzas troy. La forma de operar es depositando un margen inicial, es decir, una cantidad mínima que te permite abrir una posición. Una vez abierta la posición, el mercado va estableciendo el precio del oro a diario y va registrando la pérdida o ganancia de su inversión en función de la dirección que tome el precio.

Si llegase el momento de que el precio del oro cae por debajo del margen de mantenimiento, deberá transferir dinero a su cuenta para cumplir con este margen inicial, es decir, es necesario que en su cuenta haya un saldo igual o superior al margen inicial. Los contratos de futuros son instrumentos apalancados, es decir, su valor en el mercado es mayor al margen inicial. Debido a esto, las ganancias o pérdidas no se corresponden exáctamente al importe de la variación de la cotización del oro, sino que se establece en el contrato un multiplicador.

Generalmente el contrato se liquida en efectivo al expirar. Otra característica estandarizada de este tipo de contratos es su vencimiento, que partiendo del estándar los inversores tienen la capacidad de elegir el horizonte temporal de su contrato de futuros. Normalmente los contratos de futuros tienen un mayor coste cuanto más amplio sea el tiempo del vencimiento. En estos casos el mercado estaría en un contango, donde el precio spot es inferior al precio futuro del mismo, debido a que el bien es un producto no perecedero que tiene un importante coste de almacenamiento y mantenimiento, al que se le suma la prima por el vencimiento posterior del contrato.

Invierta en ETFs de oro

Si los futuros de oro no te parecen suficientemente atractivos, otro instrumento de inversión que le permite introducirse en el mercado del oro son los ETFs de oro. Este sistema se basa en comprar acciones de ETFs evitando el margen de mantenimiento de los contratos de futuros.

Los fondos cotizados en la bolsa de oro (ETF), las materias primas cotizadas en bolsa (ETC) y fondos similares representan aproximadamente un tercio de la demanda de oro de inversión. Estos fondos fueron lanzados por primera vez en 2003 y, a partir de marzo de 2016, poseen colectivamente 2.300 toneladas de oro físico en nombre de los inversores de todo el mundo.

ETF es un conjunto de valores, como las acciones, que siguen un índice subyacente. El ejemplo más conocido es el SPDR S&P 500 ETF (SPY), que sigue el índice S&P 500. Los ETFs pueden contener muchos tipos de inversiones, incluyendo acciones, materias primas, bonos o una mezcla de tipos de inversión. Un fondo cotizado es un valor negociable, lo que significa que tiene un precio asociado que permite que se compre y venda fácilmente.

El ETF en oro más popular es SPDR Gold Shares (NYSE: GLD) y su tenencia cuesta un 0,40 por ciento anual. Esta ETF seguirá al precio del oro en lingotes.

Invertir en empresas mineras de oro

Otra forma de invertir en oro es comprando o vendiendo acciones de compañías mineras de oro, ya que si el precio del oro aumenta, estas empresas pueden tener más rentabilidad. Sin embargo, estas empresas tienen unos riesgos operativos que hacen que su valor en bolsa no siempre guarden correlación con el precio del oro.

Además, si una empresa minera tiene problemas operativos, pueden también operar a un precio más bajo al margen del precio del oro.

Conclusiones

Viendo todas las opciones que tenemos para invertir en oro, parece que los ETFs son la mejor opción, ya que evitan tener que almacenar el oro en caso de comprarlo, y evitan tener que controlar los márgenes iniciales y de mantenimiento que tienen los contratos de futuros, que a menudo son difíciles de manejar.

OK

Nuestra web utiliza cookies. Política de cookies